Convivir Sin Racismo denuncia “maltrato físico y verbal” a las personas internas del CIE de Murcia

Desde Entrepobles Alacant queremos apoyar a la organización amiga Convivir sin Racismo, en el gran trabajo de acompañamiento y denuncia que realizan de la situación de las personas inmigrantes en el CIE de Murcia.

Enlace noticiahttp://convivirsinracismo.blogspot.com.es/

cie no

En más de 1.000 entrevistas personales mantenidas por un grupo de personas de Convivir Sin Racismo con internos en el CIE de Murcia a lo largo de este año y medio de trabajo, hemos observado que no se cumplen los mínimos exigibles para el respeto de los derechos y la dignidad de estas personas.

Las situaciones de vulneración de derechos más generalizadas se refieren a la presencia de menores internados, la falta de comunicación con sus letrados, una asistencia médica y de atención social inadecuadas, insuficientes y claramente insuficiente, escasa alimentación, tiempos de visita muy reducidos, carencia de material lúdico o deportivo, prohibición de mantener contacto físico con sus familiares y maltrato por parte de algunos funcionarios.

En casos determinados, se ha planteado explícitamente el maltrato físico (existe una denuncia en trámite de un interno), aunque la mayoría han manifestado un trato verbal incorrecto y denigrante, y el uso de las condiciones del entorno para crear tensiones en el ambiente por parte de ciertos funcionarios.

Algunos internos relatan que hay “turnos de guardia de policías buenos y otros malos. Los malos nos gritan, nos tratan mal, nos cierran con llave la puerta de la habitación de fumadores y apagan el extractor de humos, nos suben el aire acondicionado hasta conseguir un ambiente gélido. Por las noches, nos dejan encerrados en la celda sin posibilidad de ir al baño y, cuando llamas para avisar no abren. Mientras puedes oír las risas”.

La inexistencia de váteres en los dormitorios constituye una limitación arquitectónica que atenta contra la dignidad de las personas, ya que hace depender de un tercero (en este caso, de un policía), la satisfacción de una necesidad corporal básica, que suele presentarse con urgencia.

………..

Puedes acceder al informe completo pinchando en: INFORME CIE MURCIA

Si quieres escuchar el audio del informativo de la Cadena Ser en Murcia sobre la noticia pincha en: CRONICA CIE MURCIA

COMUNICADO 8 DE MARZO / COMISIÓN FEMINISMOS DE ENTREPUEBLOS-ENTREPOBLES-ENTREPOBOS-HERRIARTE

“Este 8 de marzo todas somos Máxima, por trabajo digno, por liberación de nuestros cuerpos y territorios” Apoyamos la CAMPAÑA MUNDIAL EN SOLIDARIDAD CON MÁXIMA ACUÑA. Cajamarca, Perú.

9942c19d-f7e5-44a6-8efa-cc6e604a34d8

El día 8 de marzo “Día Internacional de las Mujeres”, en todo el mundo, desde hace más de un siglo, salimos a la calle para exigir y defender nuestros derechos. A pesar del tiempo transcurrido, estos derechos -incluso los más básicos en muchos países- son recortados y quienes detentan el poder siguen decidiendo sobre nuestras vidas como si éstas les pertenecieran, sin tener en cuenta que los derechos de las mujeres son parte inalienable, integra e indivisible de los derechos humanos universales.

Frente a estos ataques salimos a las calles para afirmar que “sí hay alternativas”. Salimos con la seguridad de que el feminismo, en toda su riqueza y diversidad, sigue muy vivo y nos da fuerzas para seguir luchando, porque estamos convencidas de que tenemos la oportunidad -aquí y ahora- de construir otra propuesta de sociedad.

Así, frente a un modelo económico y social que solo se basa en criterios de productividad, que explota la naturaleza y que nos condena a la pobreza y a la exclusión social, exigimos poner en el centro la sostenibilidad de la vida.

Este 8 de marzo, nosotras, las mujeres de Entrepueblos, queremos sentirnos cercanas a los procesos de lucha de las mujeres latinoamericanas que, desde la pluralidad de feminismos existente, establecen un diálogo para el reconocimiento e intercambio de las diferentes posiciones, visiones y reflexiones feministas acerca de los desafíos que tienen que afrontar. Estas reflexiones y aportaciones han sido llevadas adelante por una variedad de actoras feministas desde diferentes territorios: jóvenes feministas, feministas de “sabiduría” acumulada, urbanas, rurales, campesinas, migrantes, indígenas, negras, mestizas, lesbianas, trans, bisexuales, heterosexuales críticas, trabajadoras sexuales, trabajadoras del hogar… desde diferentes posicionamientos y cosmovisiones.

Defendemos junto a todas ellas la importancia de un espacio común de diálogo y debate político, con el convencimiento de que la discrepancia nos nutre y el debate, si es reconocida y se acompaña de reflexión, nos hace crecer como movimiento y amplía nuestros horizontes de posibilidades.

Las mujeres latinoamericanas han sufrido, como nosotras, las consecuencias del patriarcado, viviendo limitadas por estados que prohíben el ejercicio del derecho a decidir sobre sus cuerpos, así como por la militarización, que provoca miedo, dolor y represión, afectando así a sus cuerpos-territorios.

Ellas, siempre activas, han trabajado sin cesar para que se produzcan los cambios sociales y políticos que las liberen de esa opresión y reivindican, entre otras estrategias, la educación como factor de prevención de la violencia y de la discriminación. Para ellas, igual que para nosotras, es fundamental dar protagonismo a las vivencias de las jóvenes y a la vez recuperar, como elemento primordial para su aprendizaje, las experiencias y aportaciones de tantas feministas a lo largo de la historia y en el presente.

Aún son muchos los problemas que todas las mujeres hemos de afrontar y que nos impiden avanzar y construir, como la violencia de género, que en los países de Latinoamérica alcanza enormes y dramáticas dimensiones:

  • El feminicidio ha crecido al amparo de la impunidad, la indiferencia y la complicidad de los gobiernos.

  • En muchos países de América Latina han aumentado las agresiones, las amenazas y la criminalización de defensoras de derechos humanos de todos los movimientos sociales, incluido el movimiento feminista.

  • La utilización del cuerpo femenino como territorio de guerra aún está muy presente, como el que se practica desde hace más de 60 años en el curso del conflicto armado en Colombia y ante el que no podemos quedar indiferentes.

Frente a todo esto y junto a ellas, exigimos poner freno a la impunidad, asegurando el acceso a la justicia para todas las mujeres que son agredidas por defender los derechos humanos. Compartimos y apoyamos su exigencia firme de ser protagonistas en el proceso de diálogo y construcción de la paz. Compartimos y apoyamos su trabajo, cuando se manifiestan decididas a no desfallecer en su lucha contra el racismo, la colonización de los cuerpos y territorios, y todas las formas de violencia.

Este año especialmente queremos hacer oír la voz de las campesinas e indígenas criminalizadas por defender su territorio, como Máxima Acuña. Apoyamos con ellas las campañas contra los megaproyectos de las empresas mineras, que atentan contra la vida de las personas y al medio ambiente.

Finalmente manifestamos nuestra firme voluntad de incrementar la capacidad de los movimientos feministas para proteger a todas las mujeres de la violencia, para fortalecer la solidaridad y para hacer del cuidado entre nosotras y las compañeras en otros movimientos sociales un principio político fundamental para la sostenibilidad de nuestras luchas.

Concentración y manifiesto en defensa del Derecho de Huelga y de la Libertad Sindical

Concentración contra la
CRIMINALIZACIÓN DEL DERECHO A HUELGA Y LIBERTAD SINDICAL
Miércoles, 9 de julio, a las 12h en la Plaza de la Muntanyeta (Alicante)

Entrepobles Alacant se adhiere al manifiesto en defensa del Derecho a Huelga y de la Libertad Sindical

La Constitución Española configura la huelga como uno de los derechos fundamentales en los que se asienta nuestro Estado social y democrático de derecho; goza del máximo nivel de garantías y vincula a todos los poderes públicos.

El reconocimiento de este derecho de los trabajadores para la defensa de sus intereses no es exclusivo de nuestro ordenamiento jurídico.

La Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea lo incluye expresamente; el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas lo garantiza; la Conferencia Internacional del Trabajo ha insistido en el reconocimiento de este derecho en sus Estados Miembros y, aunque no exista un Convenio específico de la OIT, ha sido reafirmado en varias resoluciones de conferencias regionales y de comisiones sectoriales de la OIT. Dos órganos instituidos para el control de la aplicación de las normas de la OIT, el Comité de Libertad Sindical y la Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones, han reconocido en numerosas ocasiones el derecho de huelga como derecho fundamental de los trabajadores y de sus organizaciones.

En nuestro país, y durante más de treinta y cinco años, los trabajadores hemos venido ejerciendo democrática y constitucionalmente este derecho de titularidad individual pero de ejercicio colectivo. Ahora está siendo cuestionado por las autoridades públicas como se infiere de las múltiples causas y actuaciones penales desarrolladas contra los trabajadores que participaron legítimamente en las huelgas convocadas por las organizaciones sindicales más representativas contra las reformas laborales, por supuestas actividades delictivas durante el desarrollo de las mismas.

Por supuesto, no se trata de defender posibles extralimitaciones en el ejercicio del derecho de huelga; en todo caso, como se viene pronunciando el citado Comité de Libertad Sindical, cualquier sanción impuesta por actividades ilegítimas relacionadas con huelgas debería ser proporcional al delito o falta cometida, y las autoridades deberían excluir el recurso a medidas de encarcelamiento contra quienes organizan o participan en una huelga pacífica. Tales medidas comportan graves riesgos de abuso y serias amenazas a la libertad sindical.

Numerosas acusaciones e imputaciones, con peticiones de cárcel, dirigidas contra el movimiento sindical, sus responsables y militantes, por el ejercicio legítimo y constitucional del derecho de huelga ¿que, no olvidemos, implica el derecho a requerir de otros la adhesión a la huelga y a participar, dentro del marco legal, en acciones conjuntas dirigidas a tal fin¿ responden a una forma de gobernar caracterizada por la restricción de los derechos y libertades básicas ciudadanas, esas que conforman nuestro modelo de convivencia y el Estado Social y Democrático de Derecho que regula la Constitución.

La persecución de la libertad sindical se une a otras iniciativas desarrolladas para cercenar libertades públicas y limitar derechos como las últimas reformas legales en materia del Código Penal o de seguridad ciudadana o las que niegan la gratuidad en el acceso a la Justicia.

No es posible permanecer callado o mostrarse impasible ante ese intento de deslegitimar las respuestas laborales a las reformas injustas impuestas por el poder político,  de condicionar en el futuro el desarrollo de estas huelgas, cuando no de fundamentar hipotéticas reformas laborales lesivas o perjudiciales para los trabajadores, en una muestra más de retroceso democrático. Las limitaciones de los derechos sindicales fundamentales además de provocar un grave desequilibrio en las relaciones laborales frustran los avances en las condiciones de trabajo y en el bienestar de la sociedad.

Está en juego un ¿instrumento de presión que la experiencia secular ha mostrado ser necesario para la afirmación de los intereses de los trabajadores en los conflictos socioeconómicos, conflictos que el Estado social no puede excluir, pero a los que sí puede, y debe proporcionar los adecuados cauces institucionales; lo es también con el derecho reconocido a los sindicatos en el artículo 7.º de la Constitución, ya que un sindicato sin derecho al ejercicio de la huelga quedaría, en una sociedad democrática, vaciado prácticamente de contenido, y lo es, en fin, con la promoción de las condiciones para que la libertad y la igualdad de los individuos y grupos sociales sean reales y efectivas como ha declarado nuestro Tribunal Constitucional.

Los firmantes de este manifiesto consideramos inaceptable el ataque continuado a nuestros derechos constitucionales, y de manera singular, la intervención de los poderes públicos contra la libertad sindical, lo que supone que cerca de 200 sindicalistas estén hoy afectados por procedimientos administrativos y penales tras participar en la convocatoria, extensión y organización de huelgas generales.

Queremos seguir ejerciéndolos libremente.

Promoción en redes: #HuelgaNoEsDelito

Junio 2014

Accede al manifiesto en PDF:

manifiesto derecho a huelga y libertad sindical

Para adherirte:

http://huelganoesdelito.org/manifiesto/Manifiesto:647824–

Ciclo “Mujeres en tránsito: exclusión y redes de apoyo” Junio – Julio 2013.

Desde la Asociación Entrepobles de Alicante seguimos adelante con la lucha y el trabajo feminista. Actualmente, las mujeres afrontan un recrudecimiento de las causas y procesos de empobrecimiento. Dentro de este marco global, nos preguntamos cómo se manifiesta todo ello en la vida cotidiana. Nos inquietan las formas de exclusión, la pérdida de derechos, las violencias, el trabajo sexual forzado, las situaciones de explotación
sexual… problemas sociales poco visibilizados pero muy presentes y cercanos.

Lugar: Sede Universitaria, Av. Del Doctor Ramón y Cajal, 4.
Hora: 20.15h.

Descarga la info: Texto o Tríptico de los tres días.

14 Junio: “Mujeres cuidando aquí y allá”. Proyección del documental “Mujeres invisibles” de Integra2mundo y cortometraje “Exit, un corto a la carta” película interactiva, de Beatriz Santiago y Adrián Silvestre. Coloquio con Carolina Hidrovo (compañera inmigrante).
28 Junio: “Atrapadas sin papeles”. Charla-coloquio en la que Ana Fornes presenta la campaña a favor del cierre de los Centros de Internamiento de Personas Extranjeras (CIEs).
10 Julio: “Mujeres inmigrantes en la prostitución: exclusión y derechos”. Charla-coloquio con Fuensanta Gual, del Comité de Apoyo a Trabajadoras del Sexo – CATS.

Organiza: Entrepobles.
Apoyan: Pachamama y Plataforma contra la Pobreza, Exclusión y Desigualdad Social de Alicante